Se entregó la ‘Zona Metro’ en la Plaza San Francisco, referente arquitectónico por el tratamiento para precautelar su calidad de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Plaza San Francisco: nueva ‘Zona Metro’ e icono de conservación patrimonial

La Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito, EPMMQ, entregó su más reciente ‘Zona Metro’ en la Plaza San Francisco, convirtiéndose en un referente arquitectónico regional debido al delicado tratamiento en el proceso de construcción para precautelar su calidad de Patrimonio Cultural de la Humanidad. La Plaza de San Francisco no es lo único que conservó sus virtudes patrimoniales, uno de los accesos a la estación San Francisco (esquina de las calles Sucre y Benalcázar) mantiene su fachada patrimonial convirtiéndose en un hito constructivo a escala regional.

El pasado 26 de agosto se concluyeron los trabajos de construcción en la emblemática Plaza San Francisco. Se intervinieron 5 300 m2 de superficie que ahora se entregan a la ciudadanía para su responsable uso. Cada elemento que compone la plaza se repuso teniendo especial cuidado de su conservación bajo dictamen favorable del Comité de Patrimonio Mundial de UNESCO. Para lograr este trabajo, se catalogaron, removieron y embalaron 107 695 elementos de piedra que fueron embodegados, bajo custodia del Instituto Metropolitano de Patrimonio, IMP.

Para que la ‘Zona Metro’ cumpla sus características de brindar servicios de calidad, se trabajó en el asfaltado y fresado de los dos carriles de la calle Benalcázar, entre Sucre y Bolívar, y del subsuelo o nivel -1 del bulevar de la av. 24 de mayo. Justamente en estos dos puntos del Centro Histórico se encuentran los dos accesos a la estación San Francisco. Los trabajos viales finalizaron previo a lo planificado y se sigue avanzando en el trabajo interno de los accesos a la estación.

El primero es la casa en la esquina de las calles Sucre y Benalcázar, que se conserva intacta la fachada original (edificación patrimonial) y se ha reforzado desde el interior con hormigón para no alterar su imagen. Por dentro se realizó el vaciado completo del lugar para construir la moderna edificación que genera un llamativo contraste con la apariencia colonial del exterior.

Cuenta adicionalmente con una pasarela peatonal hacia una terraza desde la que se contemplan las cúpulas de las iglesias cercanas. Se han mantenido también intactos los balcones de la casa desde los que se observa toda la plaza y la iglesia de San Francisco.

Para el segundo acceso a la estación se construyó un túnel peatonal subterráneo, que es parte de la estación San Francisco. Este callejón conecta la Plaza San Francisco con el bulevar de la av. 24 de Mayo, tanto en superficie como en los dos niveles del viaducto. Además, esta estación cuenta con cinco ascensores, diez escaleras eléctricas y señalización podotáctil para atender a un aproximado de 69 mil pasajeros por día que se estima usarán la estación en condiciones normales de aforo.

La Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito reafirma su compromiso de construir la obra de movilidad y transporte más importante de la historia moderna de la ciudad.