El Metro de Quito presentó un nuevo modelo de gestión basado en la calidad del servicio y la integración de todos los sistemas.

El Metro propone una transformación del transporte en la capital

El Metro representa transformación, modernidad y calidad. Es un hito para la ciudad ya que no se ocupa solamente de su construcción y funcionamiento, sino genera propuestas para que todo el sistema de transporte público se transforme. Es así que la Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito, EPMMQ, presentó un nuevo modelo de gestión basado en la calidad del servicio y en la integración de todos los sistemas.

El modelo de gestión de transporte es la forma como una ciudad administra o maneja sus sistemas de transporte y la movilidad de sus usuarios. Actualmente se aplica un modelo caduco, de hace más de 30 años, que mira a los usuarios simplemente como dinero: más usuarios significa más ingresos, sin importar el servicio, la comodidad o incluso, la seguridad de estos usuarios. Por el contrario, la propuesta del equipo del Metro es que en el transporte público se fijen parámetros de calidad como: limpieza, mantenimiento, orden, puntualidad, etc.

“Estos indicadores deben ser los principales componentes para determinar el costo del servicio y garantizar a la ciudadanía que tendremos calidad en el transporte”, explicó Edison Yánez, Gerente General de la EPMMQ. En síntesis, la idea es que el operador nacional o internacional sea remunerado en base a la calidad del servicio que presta y no a la cantidad de personas que transporte.

Una vez fijado ese nivel de servicio se determina la política tarifaria, que es cuánto paga el ciudadano (porcentaje del ingreso mensual para una tarifa socialmente justa) y la diferencia se aporta desde un Fondo Metropolitano de Transporte. Esa propuesta también fue trabajada por el Metro de Quito y se presentaron cinco propuestas para debate y aprobación del Concejo Metropolitano.

Además, y cómo parte de la transformación de la ciudad, la EPMMQ trabajó en una red integrada de transporte público y en un sistema de recaudo que sea de los mejores de Latinoamérica “para que los ciudadanos tengan varios medios de pago y se transforme en una operación muy moderna de todo el sistema de transporte”, agregó Yánez.

Todo este trabajo es parte de las tareas que se deben cumplir para poner en funcionamiento el Metro. Son proyectos que están listos y presentados a las autoridades en menos de un año de la actual administración de la EPMMQ y que no habían sido trabajados en los pasados tres años de existencia del Metro. La Empresa Pública Metropolitana Metro de Quito reafirma su compromiso de construir la obra de movilidad y transporte más importante de la historia moderna de la ciudad.